martes, 4 de enero de 2011

"Los floristas somos como confesores"

A continuación os pongo el artículo que le dedicaron a mi padre en la contraportada del Diario de Burgos el lunes 3 de enero de 2011


ALFONSO PALMERO
FOTO: TOMÁS ALONSO

GADEA G. UBIERNA/ BURGOS
Compromiso, detalle o algo más?». Esta es la pregunta con la que Alfonso Palmero recibe a cada cliente, con el propósito de materializar con flores sus deseos. «La mayoría es profana y se deja asesorar», explica antes de poner un ejemplo. «Si viene un jovencito a regalarle flores a su novia, le pregunto si se inicia o si ya es un amor consolidado. Si es lo primero, recomiendo algo sencillo como una rosa o unos tulipanes y, si no, algo más completo».
Palmero, zamorano de nacimiento, cumplió 32 años al frente del negocio de las Bernardas el pasado 1 de enero. «Yo me dedicaba a la hostelería, pero entré en las flores porque un hermano de mi mujer tenía una floristería en Gamonal», cuenta. De ahí surgió una unión profesional con tres de sus cuñados (responsables hoy de las floristerías Europa, Citores y Marisol) en la que el cometido de Palmero era repartir. «Mi cuñado y mi mujer eran los artistas. Yo fui aprendiendo de ellos», asegura.
Tres décadas después, esta floristería ha puesto olor y color a más de 10.000 bodas, uno de los pilares del negocio. «Las flores son sensaciones: exquisitez en la iglesia y diversión en el banquete. Intentamos no repetir y siempre personalizar». En esto último, el florista asegura poner especial cuidado para no herir sentimientos. Otro ejemplo: «Los ramos con caída no son para las novias bajas, pero nunca les digo esto; digo que les acorta la figura».
Asegura con orgullo que el 95% de las personas que entran en la tienda son clientes. «Lo mejor es su lealtad y su complicidad. El cliente nos cuenta, somos como confesores y, al final, yo entro en la intimidad de su hogar porque les sigo desde novios, lo mismo decoro un salón que un baño y les acompaño en los momentos alegres, pero también en los difíciles». De hecho, más de una vez ha pasado la Nochevieja en la tienda «por un servicio, que no una venta. Aquí hay muchos sentimientos y nosotros damos un servicio que, a veces, es una ayuda», concluye.




domingo, 2 de enero de 2011

Año Nuevo con un toque europeo

Una vez más el concierto de Año Nuevo de la Filarmónica de Viena ha sido impresionante, elegancia en estado puro. Con respecto a lo que nos toca, las flores, nos han dejado maravillados, qué arreglos, qué colores, nada desentonaba. Además, han servido de recurso para el realizador, que les ha dado un gran protagonismo, y es que no se merecían menos. Rosas, francesillas, orquideas cymbidium...Os pongo la secuencia final, la marcha Radeztky para que recibáis este 2011 aplaudiendo.


Mientras veíamos el concierto, me ha dado por pensar en la importancia que le dan a las flores en el resto de Europa. Tienen mucha más presencia en la vida cotidiana, lo mismo que compran el pan, se llevan un ramillete a casa. Aquí, nos limitamos un poco a, como digo yo, los "eventos de la vida", nacimiento, bautizo, comunión, cumpleaños, boda y muerte.
Os voy mostrar unos ejemplos. Son imágenes de un viaje que hice a Londres, se puede comprobar cómo las flores forman parte del paisaje urbano, dándole un toque increíble de tonalidades.

Los balcones de Carnaby Street

Pub The Churchill Arms en Notting Hill
Floristeria en Notting Hill

Y por su puesto no podía faltar un puestecito de flores en la puerta de los almacenes reyes del estampado floral, la tienda Liberty, en Great Marlborough Street a la vuelta de la esquina de la calle Regent. No os perdáis el edificio de estilo Tudor, es impresionante.



Fijaros también en esta placita perdida en medio de Brighton. Invita a quedarse y disfrutar de un rico aperitivo en una de las terrazas.


Tenemos suerte de que poco a poco vayamos importando este estilo. Esta foto la saqué hace unas semanas en Madrid. Es la corner de las velas perfumadas y perfumes de la marca británica Jo Malone en el Corte Inglés de Serrano. Siempre cuentan en la mesa principal con un gran ramo de flores, en este caso unas rosas maravillosas. No me digáis que no es precioso. Nos encantan los arreglos florales que están colocados tal cual, como si hubieras recogido las flores del jardín.


Ayer mismo elaboramos este pequeño centrito de regalo en rosas de diferentes totalidades, pusimos unas muy divertidas en un fucsia-morado en plan tie dye, el desteñido hippie.




Esperamos que disfrutarais de la cena de Nochevieja, nosotros adornamos la mesa al más puro estilo tratoría italiana en honor a "la mamma" con un pompón enorme de claveles rojos para que nos diera mucha suerte. Espero que este 2011 sea muy bueno para todos. Un abrazo